Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 diciembre 2014

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 5.900 veces en 2014. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 5 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »

Muchos venezolanos viven el día a día acompañados por un duelo escondido; no aquel duelo real e inevitable de quienes han perdido seres queridos por enfermedades, en muchos casos no atendidas, por accidentes evitables o peor aún, por la violencia impune del Estado, del paraestado o de la delincuencia. No se trata de este duelo por una persona específica, sino de uno por el país, o al menos por la idea que uno se hace de lo que debe ser un país. El duelo personal ha sido tan estudiado que hasta se describen sus etapas, que suelen terminar, después de un plazo más o menos largo, con la absorción y aceptación del dolor y la reinserción en la vida cotidiana. Pero el duelo por un país se parece más al de los familiares de las personas secuestradas: no se sabe si ella vive o no, pero no se le puede llorar como muerta ni abandonarla a su suerte; es una situación abierta, por lo que a la vez se hace indispensable y escandaloso seguir viviendo, trabajando y hasta negociando con los criminales que se han apoderado de la vida, no solo del secuestrado, sino de la de sus seres más cercanos. El secuestrador logra su inmenso poder basándose precisamente en el amor de la familia por el secuestrado y su disposición a hacer los mayores sacrificios por mantenerlo vivo; juega con esos sentimientos para lograr la complicidad de unos y otros: uno, exigiendo su libertad a toda costa, y los otros, sometiéndose a las condiciones del secuestrador con la esperanza de recuperar a la víctima. Mientras tanto, la vida cotidiana queda como suspendida, y aunque sea necesario seguir con las rutinas, ellas van perdiendo su sentido y se convierten en rituales dolorosos y vacíos.

Por eso, la situación del familiar del secuestrado se convierte en un duelo escondido: un duelo que no es legítimo aún, porque no se ha producido el desenlace, y por lo tanto no permite retraerse del mundo para recuperar fuerzas, sino que exige enfrentar la amenaza, estando preparados para lo peor. Pero no es fácil saber cómo enfrentarla: ¿recurriendo a la fuerza o a la persuasión? ¿Cediendo a todas las exigencias o negándose a negociar? ¿Haciendo exigencias al secuestrador, arriesgándose a que se rompa toda posibilidad de recuperar al secuestrado?

No es raro, por lo tanto, que las familias se dividan ante esos dilemas: si bien todos tienen el mismo objetivo, rescatar al secuestrado, no necesariamente hay acuerdo acerca de la mejor manera de lograrlo. Dado el carácter vital de lo que se discute, cualquier decisión estará llena de riesgos y, si no se logra el objetivo, de reproches eternos. Mientras tanto, el secuestrador aprovecha estas divergencias para mejorar su posición, aumentar el rescate exigido y prolongar el secuestro. Es por eso que muchas veces las familias que pueden darse ese lujo contratan especialistas para llevar adelante la negociación con los secuestradores.

Cuando el secuestrado es un país tampoco se conoce el desenlace; aunque se podría alegar que los países no mueren, la historia muestra que algunos han sufrido esta suerte, sobre todo como resultado de guerras civiles o internacionales; pero, tal como en un secuestro prolongado, puede ocurrir que la víctima termine acostumbrándose a su situación y hasta identificándose con su victimario, mientras quienes quisieran rescatarla temen empeorar la situación si no se adaptan a las exigencias del criminal. Y esto se agrava si no existe una autoridad eficiente, capaz de intervenir para liberar al secuestrado sin arriesgar su vida.

Cuando el secuestrado es un país, la amenaza de muerte puede tomar varias formas: sometimiento total a un Estado extranjero; guerra civil que destruya, además de miles de vidas, los medios de vida del país; establecimiento de un régimen totalitario que destruya todo vestigio de autonomía personal; desmembramiento de porciones de territorio y de población. Aunque se mantuvieran formalmente las instituciones, el resultado sería el mismo: un país de puras formas, pero carente de una identidad común y de verdaderos ciudadanos.

Cada día que pasa parece acercarnos a uno de estos desenlaces, pregonados abierta o veladamente por los secuestradores del país. Cada día que pasa, muchos resuelven la incertidumbre dando por muerto al país y yendo a vivir su duelo lo más lejos posible. Cada día que pasa, los que se quedan viven la nostalgia por los que se fueron, pero a la vez se alegran de que hayan escapado de las manos de los secuestradores. Cada día que pasa, va estrechándose la diferencia entre el país secuestrado y quienes lo quieren rescatar: el duelo del familiar se va convirtiendo en el terror del secuestrado. ¿Será posible que los que todavía no están del todo secuestrados puedan ponerse de acuerdo para liberarlo?

Read Full Post »