Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘socialismo’ Category

marcadosPensamos que en términos estratégicos, no hay incapacidad ni irracionalidad instrumental en la mayor parte de las políticas de estos gobiernos. Avanzar hacia el socialismo, hacerlo irreversible, no es posible sin destruir el capitalismo, es decir, hacerlo inviable. Toda la política económica de los últimos años ha sido consistente con este fin: se trata de ir asfixiando lentamente a la empresa privada, controlando sus precios, limitándole el acceso a los insumos y bienes de capital, encareciendo la mano de obra e impidiéndole los despidos por cualquier razón, expropiándola arbitrariamente y sin compensación; finalmente, destruyendo la moneda y convirtiéndola de hecho en no convertible. ¿Que esto ha implicado un alto costo social y va a implicar uno todavía mayor? No importa, porque es parte del objetivo. Cuando la gente, desesperada, trate de rebelarse, no habrá posibilidad de protestar, ni de regresar a una economía de mercado; será la oportunidad de profundizar aún más el socialismo de miseria.

Naturalmente, las capacidades de gestión en el vasto aparato estatal que ha construido el actual régimen son variables. Pero no se puede negar que algunos de los altos jerarcas (tanto venezolanos como sus asesores cubanos) son inteligentes y hábiles para lograr sus fines, como lo era Chávez, aunque uno esté en desacuerdo con ellos. Otro factor que produce una impresión de incapacidad es el desvío de fondos para repartir a otros países, para las campañas electorales o para el simple enriquecimiento personal. Muchas veces las políticas no se ejecutan o los proyectos no se terminan simplemente porque los fondos desaparecieron, y no por una especial incapacidad de la gestión.

Es cierto que el socialismo de tipo soviético termina por fracasar tarde o temprano dadas sus limitaciones intrínsecas, la mayoría de las veces sin siquiera haber llegado al poder. Pero en algunos casos, que en el siglo XX lograron abarcar a un tercio de la población mundial, logra imponerse sobre la sociedad y se hace tan difícil de desalojar que dura décadas en el poder, destruyendo millones de vidas a su paso.

La caracterización del régimen venezolano actual es en gran parte una tarea por hacer. Por eso es necesario profundizar en algunos temas y aspectos que requieren más discusión, como los siguientes:

1- La palabra “socialismo” tiene muchas acepciones. Al hablar de “socialismo de miseria” nos referimos al modelo cubano de origen soviético, porque, independientemente del grado de desarrollo relativo de las diferentes economías que lo han practicado, tiene algunos rasgos comunes como centralización de la economía, monopolio de un partido único, fusión Estado-partido-sociedad-fuerzas armadas, monopolio de los medios de comunicación, y otros aspectos. En el caso de Venezuela, el rentismo petrolero ha sido un medio favorable para acumular el poder, porque ha facilitado el modelo de dominación a partir del monopolio estatal de los medios de producción.

2-Tanto Chávez como sus herederos han tomado como modelo, más aún, se han subordinado, al régimen cubano. Aunque un marxista “humanista” negaría la condición de “socialista” de ese régimen, el hecho es que se trata de uno de los modelos de socialismo, el que pretende ser una etapa para llegar al comunismo. El hecho de que existan en esos regímenes corrupción, grandes desniveles de ingreso, relaciones mercantiles toleradas o ilegales, no impide que su discurso legitimador sea el del socialismo, entendido en los términos del grupo dominante, es decir, dictadura del partido camuflada como dictadura del proletariado. En ese sentido, aunque el régimen cubano sea, desde el punto de vista de las “relaciones de producción” muy diferente al de sus modelos europeos o asiáticos, su modelo de dominación, por cierto muy eficaz, es el bolchevique.

3- A pesar de la existencia de espacios y prácticas “capitalistas” parciales en esos regímenes, el núcleo estratégico para el grupo en el poder es el control total sobre la vida de los habitantes y su movilización permanente, como han destacado los estudiosos del totalitarismo. Los autoritarismos no comunistas del siglo XX, como las dictaduras latinoamericanas, reprimían a sus enemigos y desmovilizaban a la población, en lugar de movilizarla hacia una utopía.

La tesis que hemos manejado en otros trabajos (que pueden verse en este blog) es que el actual régimen venezolano es un autoritarismo electoral, pero lo es porque no ha podido implantar el modelo totalitario, o porque tiene una estrategia de irlo implantando gradualmente, para disminuir las resistencias. Es bien conocido el debate acerca de si tal o cual régimen ha sido plenamente totalitario (algunos años del nazismo, algunos del estalinismo y del maoísmo, casi nadie se lo atribuye al fascismo). Un híbrido interesante, y que ya tiene mucha influencia en Venezuela, es el régimen chino, que va transitando al capitalismo sin ceder en lo más mínimo el monopolio del partido y el control de los medios de comunicación. La trampa en la podríamos encontrarnos es terminar por aceptar un modelo tipo chino porque es “menos malo” que el cubano.

En todo caso, los planes explícitos y las políticas a desarrollar por el gobierno en los próximos meses y años deberán ser analizadas para detectar qué dirección está imprimiendo a la sociedad venezolana.

Anuncios

Read Full Post »


“Hay un desfase entre confianza hacia Chávez y sus proyectos”
“A muchos les cuesta reconocer que hay partidos que sólo existen por los medios de comunicación”

El sociólogo Luis Gómez Calcaño es profesor-investigador en el Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes) de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Invita, en una larga conversación, a tener presentes los antecedentes políticos para comprender porqué llegamos a esta coyuntura.

Dice que estamos en camino de un régimen autoritario (sultanismo) que, tras el debilitamiento de los mecanismos de distribución de la renta petrolera y el agotamiento del discurso presidencial, se sustentará en la tercera “pata” que mantiene al régimen: la represión y la amenaza. Le preocupa que, como en Cuba, cuando la mayoría tome conciencia de la realidad, sea demasiado tarde para rebelarse porque no habrá capacidad de acción política.

–¿Cómo se puede caracterizar actualmente al régimen?

-Desde el proyecto original de Chávez a su carácter actual hay un cambio muy grande. Nelly Arenas y yo caracterizamos al régimen con rasgos de “sultanismo”. Ese es un concepto de Max Weber. Es un tipo de régimen autoritario sin ideología consistente, a diferencia de los totalitarismos. El eje del comunismo es crear un régimen a largo plazo sobre una doctrina sistemática (el marxismo-leninismo). En esos sistemas, cuando desaparece el fundador, el régimen no desaparece. En el caso de Venezuela todo depende de una persona que está por encima de las leyes. Chávez y la mayor parte de los chavistas saben que este régimen no puede subsistir sin él y por eso la desesperación por aprobar la enmienda.

-Eso le da al régimen mucha inestabilidad

-Veamos lo que pasa en la Asamblea Nacional (AN). Ellos tienen una posición de apoyo incondicional y se van metiendo en un callejón sin salida. Hay una carrera por ver quién interpreta mejor el pensamiento oculto de Chávez. Pero esto pasa también porque desde el 98 hay lo que Guillermo O’Donell ha llamado “democracia delegativa”. La mayoría de los venezolanos no simplemente eligieron a Chávez como un presidente sino que le dieron un cheque en blanco. Hay gente descontenta por muchas razones, pero como ocurrió hasta 1998, no hay una alternativa y, mientras siga así, mucha gente seguirá con Chávez. Pero hay un desfase en la confianza hacia Chávez y la identificación con los proyectos de transformación social que él impulsa. La gente está a favor de la propiedad privada, de la libertad educativa, de la pluralidad y hay una brecha que va aumentando. Chávez puede pensar: “Si la gente me sigue aceptando yo puedo llevarlos a que acepten lo que yo digo”. Pero esa transferencia no es fácil.

-El Gobierno apela más al miedo que a la lealtad.

-En Europa oriental hubo primero una especie de democracia pluralista y finalmente se impuso el sistema totalitario. Algo así ha pasado aquí: llegaron al Ejecutivo y, a partir de ahí controlaron el Legislativo, Judicial, Electoral. Ese proyecto está avanzando. Yo creo que existe la viabilidad para que aquí se implante esa mezcla de sultanismo con totalitarismo. Cuenta con toda la institucionalidad del Estado y capacidad de coerción respaldada por el aparato judicial y policial. Un perfecto ejemplo fue el caso contra Manuel Rosales.

-¿Y qué se puede hacer?

-La única posibilidad que yo veo de que ese proyecto no se cumpla está en las contradicciones internas del chavismo, que son crecientes en la AN y en el PSUV. En la medida en que los que mandan cometan errores, los resentidos se los van a cobrar. También pueden ayudar a resistir las organizaciones sociales de base que ya existían antes del chavismo. Ahora, tampoco hay que hacerse la ilusión de que porque hay más frustración la gente se va a volver más opositora. Puede pasar como en Cuba, que la gente pasa hambre pero perdió toda capacidad de acción política. Sólo los muy valientes se atreven. El punto en el que podría apoyarse la oposición es en el descontento por la frustración de las expectativas, pero la última encuesta de IVAD dice que una pequeña mayoría siente todavía que está mejor ahora que hace unos años.

-¿Dónde se dio antes esa mezcla de sistemas?

-Están Belarús y Nicaragua. Son regímenes que formalmente siguen siendo democráticos, pero acorralan a la oposición. Ese es un fenómeno que viene pasando en el mundo desde los años 90: existen partidos pero no pueden hacer oposición, existe el voto pero no vale.

-¿Cuba no?

-No, Cuba es distinto. Por la Constitución sólo puede haber un partido. Es más totalitarismo, con algo de sultanismo.

-Vamos a contracorriente del mundo ¿qué nos pasa?

-Hay una paradoja terrible, porque las élites económicas, intelectuales y políticas están todas contra Chávez. Los intelectuales chavistas de cierto peso son poquísimos y ¿cómo es que Chávez lleva 10 años ganando? Eso tiene que hacer reflexionar. Es verdad que estamos en desventaja, que usan mecanismos ilegítimos, pero ¿cómo no logramos determinar qué pasa? Chávez logró legitimar al Estado y a la política, que venían del desprestigio de los años 90 y aunque él sigue teniendo un discurso antipolítico, vendió la idea de que el Estado puede favorecer la vida de la gente. La idea de estar siempre en contra de Chávez le ha impedido a la oposición ver el punto de vista de los que se han sentido incluidos por él.

-¿Qué me dice de la responsabilidad ciudadana?

-Muchos venezolanos sí han asumido responsabilidad y la han pagado muy caro. Los botados de Pdvsa, los de la lista de Tascón, los voluntarios de los firmazos. El ciudadano común está preocupado por sobrevivir, por conservar su empleo, que no lo maten. Otros, gracias al boom petrolero, tratan de aprovechar al máximo. Y el Gobierno se ha encargado de dejar muy claro que el costo de participar es muy alto. Ahí está la sentencia contra los comisarios de la PM. Un nuevo paso, y muy grave, es el caso de las cuñas de Cedice que instaura el delito de opinión.

-¿Qué nos espera?

-La tendencia al empobrecimiento es clarísima. La destrucción de Pdvsa sigue avanzando y ellos han hecho al país todavía más dependiente del petróleo. En 2010 nos espera una intensificación de los conflictos sociales porque aumentaron las expectativas y se redujo la capacidad de cumplirlas.

-Ahí entra en juego la capacidad represiva.

-Exacto. El Gobierno ha creado una estructura paramilitar (la Reserva, los grupos armados, las FABL). El peligro es que al aumentar las protestas, el Gobierno comience a utilizar a esos grupos. Por ahora, para reducir la conflictividad social, busca la sumisión de los medios de comunicación. El caso es muy descarado, se habla de unos supuestos delitos judiciales, pero Chávez dice que les pueden dar la oportunidad si ellos cambian. Es un chantaje abierto.

-¿Que posibilidad de maniobra tiene la oposición?

-Es un poco cómodo decirle a los partidos, que están tratando de sobrevivir, que hay cosas que están haciendo mal. El antipartidismo que heredamos de los 90 todavía es muy grande. Creo que, haya o no elecciones, tiene que haber un cambio de estrategia. En 2010, para que tener una esperanza de vencer al Gobierno, debe haber listas comunes, pero a muchos les cuesta reconocer que hay partidos que sólo existen por los medios de comunicación. La tarjeta única puede ayudar a esa sinceración. Con el sistema electoral mayoritario que plantean ningún partido minoritario tiene chance.

-Parece que ya hay control absoluto y que no hay salida.

-Chávez no ha logrado totalmente la sustitución de las FAN. Creó la Milicia, la Reserva, los paramilitares, pero todavía no ha podido cambiar la forma institucional de las FAN y eso le crea algo de miedo, por eso la aceleración que le está dando a su proyecto. El sabe que su mecanismo de legitimación por la distribución se está debilitando.

-¿Puede sobrevivir un régimen así en la América Latina moderna?

-El comunismo cayó básicamente porque se hizo una sociedad inviable, pero para llegar a eso tardó 70 años. Aunque en teoría el socialismo es inviable, un Estado bien montado para reprimir a la población puede compensar esa inviabilidad económica. Eso lo vimos en Cuba. El proceso de inviabilidad puede hacerse mucho más rápido en Venezuela, pues lo que favoreció tanto al chavismo fue esa renta que creció mucho en pocos años. Al caer esa renta se hace más inmediata la inviabilidad.

Elvia Gómez
EL UNIVERSAL

Read Full Post »